Envía una historia Webcams Perdederos Contacta Más .
Acceder
Registrarse
Recordar contraseña
Pescando en Mallorca
Dorada con empeño
por , el 7 de marzo de 2013
4 Comentarios | Doradas, Rockfishing | twitter twitter

Como algunos ya bien sabéis, el arma indispensable del pescador es la paciencia, y en las salidas hay muchos sitios donde se debe aplicar, a parte del típico esperar a piquen. Esta salida que os cuento hoy es un gran ejemplo de hasta que punto hay que tener paciencia y seguir insistiendo aunque todo se pongo en contra, pues siempre queda algún resquicio donde, si estás preparado, puedes aprovechar para salvar el día de pesca.

La mañana de un sábado de hará unas 3 semanas amaneció despejada y quedé con Héctor para salir a pescar, pero sin destino fijo inicialmente. El parte indicaba viento del sur fuerte. Quedamos en mi casa y todavía recuerdo bien la charla en la calle intentando descubrir hacia donde salir a pescar. No había manera de decidirse, lo más lógico era para el Norte y le dije a Héctor: «Vamos para el Norte y ya veremos donde acabamos». Así lo hicimos.

Nos paramos a comprar un poco para no pasar hambre y casi como en piloto automático, dejando actuar el instinto que hace tiempo tenía aparcado, mi coche puso rumbo a una pesquera graciosa pero que tampoco nos había dado ningún gran resultado. Incluso llegué a recordar tres buenos bolos en las tres últimas visitas allí.

Avanzado sin prisa empieza el primer contratiempo, se pone cada vez más nublado, empieza a chispear, para seguir con una buena lluvia. Al llegar a la pesquera, sobre las once y media, decidimos optar a que pase la tormenta en el coche y no hacer de valientes. Picamos un poco, frutos secos y una cerveza de frente al mar. Llegué a bajar una aplicación bastante útil para el móvil que te muestra un radar de lluvia en el mapa casi en directo, llegamos a ver que la tormenta era pasajera  y que parecía que no tardaría mucho en despejar. Nos dimos una vuelta sin bajar del coche a nuestra pesquera más próxima para ojear y volvimos.

Aunque seguía nublado dejó de llover sobre la una y media, nos bajamos del coche temerosos de que volviese a llover, pero cargados de ganas de pescar descargamos los chismes y caminamos un poco hasta la punta deseada. Nada más dejar los chismes en el suelo empezó a chispear, recuerdo bien la mirada que nos echamos pensando si valía la pena seguir intentando pescar en ese día tan feo. «Bueno, montemos una caña y si va a más recogemos.» –  dijimos.

Montamos tres cañas, pues se empezó a estirar la tarde. El mar entraba fuerte en la punta donde nos pusimos y la recoger la primera caña que pusimos más abierta estaba enrocada. Se movía demasiada corriente en la linea y movió el plomo, que mala suerte. Tras tener que volver a montar el aparejo decido mover la caña a otra zona mucho más fuera de la punta, en una zona con menos profundidad pero que, gracias a eso, no había tanta corriente.

Decidimos preparar y comer el bocadillo, admirando las cañas. Cuando me quedaba el último trozo de bocadillo, vi la caña que había remontado marcar una muy buena picada, corrí a por ella y levanté la pieza. Buenas cabezadas, pero ninguna carrera larga. Pensé en un déntol, pero al traerla y levantar la pieza a flor de agua, vimos que era una dorada. La sacamos con bastante dificultad por la tenaza más cercana, sobre las tres de la tarde.

Haciendo la foto de rigor, otra de las cañas marcó picada y peleamos un rato la pieza, pero se soltó del anzuelo al no pasar por una piedra alta que había en el camino. Se ve que entró un banco de doradas a comer a la zona. Nos animamos y preparamos buenos cebos para ver si volvían las princesitas, pero ya todo fue en balde. Entró más corriente de Norte, desbaratando mucho la pesquera y aunque aguantamos un rato más a las cuatro y media ya teníamos claro no se podía hacer mucho más.

Tiempo efectivo de pesca muy poco, tuvimos que tener mucha paciencia para pasar por todas estas cosas que os he contado y no desesperar haciendo que volviéramos a casa. Aunque, como siempre, el que la sigue la consigue.

Saludos

Y buena pesca

Hector con la dorada

 

Dorada en la nevera

4 Comentarios | Doradas, Rockfishing | twitter twitter

Comentarios

hola,soy pescaraor, que buena pieza!! y con que entro la dorada?¿ dios algún día espero estar al alcance de alguno de vosotros jaja 😉 pero lo que mas me impresiona es el tiempo, eso de que llovía mare de deu pero que mes tas contant!! jeje nunca e pescado lloviendo pero seguro que debe ser una tortura un Saludo! Y buena pesca Edu!! una dudilla mas si me podrías aclarar es si me das algún consejo para pescar lisas para cebo vivo en invierno si sabes claro.

hace 7 años por Anónimo

Muy buenas Edu pues si que han madrugado este año las doradas.
Enhorabuena,como se suele decir la más dificil de pescar es la primera,si no no puede haber, segunda, tercera…….
Un saludo.

hace 7 años por cantabronfj

Molt bé Edu, només moltes hores de pesca i curiositat per provar coses noves et fan un bon pescador. Sa constància i sa paciència són bàsiques i vosaltres d’això anau sobrats, d’aquí els vostres espectaculars resultats. Diuen que «no hay dos sin tres», comença sa temporada oradera…
Salut!

Miquel

hace 7 años por Miquel73

Paciencia, tecnología y algo de temeridad para aguantar las inclemencias, cosas de pescadores, jajaj. buena entrada.
Espero el vídeo de Hector o publica tu la entrada.
Un abrazo

hace 7 años por Andrés

Leave a comment

Necesitas loguearte para comentar en tu nombre. En otro caso, aparecerás como anónimo.


*